lunes, 26 de enero de 2009

Valuación de monedas antiguas

Respondiendo a la consulta de un lector, presento aquí algunas consideraciones muy generales sobre como se determina el valor de las monedas antiguas, junto con algunos enlaces a páginas donde podrá obtenerse más información.

Como todo producto que se comercialice en un mercado, el valor de las monedas antiguas depende de la interacción de la oferta y la demanda. Pero como las monedas antiguas son un producto de características muy especiales, hay algunos factores particulares de gran importancia a tener en cuenta. Contrariamente a los que los principiantes suelen creer, el valor de una moneda antigua no depende tanto del metal en que haya sido acuñada, o de su antigüedad misma, aunque todo ello juega, ciertamente, un papel. Para ilustrarlo claramente con un ejemplo, un denario de plata del siglo II a.C. puede tener un valor muy inferior al de un sestercio de bronce del siglo I d.C.:

Denario de M Papirius Carbo 122 a.C. (Crawford 276/1)

Valor aproximado 65 U$S (precio de venta ofrecido en Internet)



Sestercio del Emperador Nerón (RIC 274)

Valor aproximado 950 U$S (precio de venta ofrecido en Internet)

La rareza de una moneda (es decir, la cantidad de ejemplares existentes de un tipo determinado) juega un papel mucho más importante a la hora de determinar su valor, pero hay otros factores de mayor peso. El más importante de todos es, ciertamente, el grado de conservación. Las monedas antiguas son coleccionadas principalmente por la belleza de sus diseños, por lo que en cuanto mejor pueda apreciarse el mismo, mayor será el precio. Existe una convención internacional para designar el estado de una moneda. La misma se expresa generalmente mediante siglas en inglés. Existen muchas variantes pero para ilustrar las más comunes se puede mencionar a las siguientes:


Mint State (MS): designa a una moneda en su estado de acuñación original
About/Almost Uncirculated (AU): designa a una moneda que no ha circulado o casi no lo ha hecho, por lo que no hay signos de desgaste más allá de pequeñas rayas u otras marcas casi imperceptibles.
Extremely Fine (XF o EF): designa a una moneda que ha circulado por poco tiempo y se encuentra en un estado de conservación excepcional. Todos los detalles de la acuñación se perciben con gran claridad.
Very Fine (VF): designa a una moneda en muy buen estado, en la que los detalles más finos de la acuñación pueden haberse desgastado, pero los detalles importantes se reconocen con claridad.
Fine (F): designa a una moneda en buen estado, en la que los detalles de la acuñación se han desgastado, pero todos los contornos del motivo y las leyendas se pueden reconocer.
Very Good (VG): designa a una moneda desgastada, en la que, sin embargo, algunos detalles se reconocen.
Good (G): designa a una moneda desgastada, en la que, sin embargo, unos pocos detalles se reconocen en líneas generales.
About Good (AG): designa a una moneda desgastada, en la que los detalles no se reconocen, solo los contornos.
Fair (FA, FR): designa a una moneda desgastada, en la que algo del contorno puede reconocerse.
Poor (PR, PO): designa a una moneda muy desgastada, en la que el diseño se ha perdido completamente.


Monedas antiguas que alcancen el nivel VF o superior son muy raras, por lo que su valor puede ser cientos de veces superior al de otro ejemplar del mismo tipo pero en un estado mediocre como G.
Otro factor importante, que suele ser desconocido por los principiantes, es la pátina. Un error frecuente es la limpieza o pulido de monedas antiguas, lo que arruina completamente su valor. Los coleccionistas aprecian una buena pátina pues coloca a la vista la antigüedad del ejemplar.
Dicho todo esto, resta mencionar al que es, a fin de cuentas, el factor más importante: el interés de los coleccionistas. Esto parece una obviedad, pero no por ello es menos cierto. Monedas con los rostros de emperadores famosos (como el sestercio de Nerón ilustrado más arriba) son muy deseadas, por lo que su valor sube. Diseños particularmente bellos o con referencia a sucesos históricos destacados pueden alcanzar también valores muy altos.
Existen páginas web que permiten formarse una idea sobre el valor aproximado de una moneda. Una buena opción es VCOINS, donde uno puede utilizar un motor de búsqueda para rastrear decenas de miles de ofertas de casas especializadas. Si uno logra identificar un ejemplar del mismo tipo que nuestra moneda, ello nos dará un primer indicio del rango en que el valor podría ubicarse (tener siempre en cuenta que el grado de conservación de nuestra moneda puede afectar su valor dramáticamente). Otra opción es, por supuesto, Ebay, donde existe una amplia oferta de monedas.