domingo, 1 de febrero de 2009

La moneda romana más valiosa del mundo

Anverso:
Busto del emperador con corona de laureles
Leyenda: IMP(erator) C(aesar) M(arcus) AVR(urelis) SEV(everus) ALEXAND(er) AVG(augustus)

Reverso:
Coliseo
Leyenda: P(ontifex) M(aximus) TR(ibunicia) P(otestate) II COS P(ater) P(atriae)


La subasta

El 26 de mayo de 2008 la casa de subastas numismáticas de Ira y Larry Goldberg puso a la venta una de las colecciones privadas más espectaculares de monedas antiguas y modernas del mundo, conocida como “The Millenia Collection”. La casa obtuvo más de 23.000.000 de dólares, estableciendo un record para subastas numismáticas. Esta cifra se explica por la variedad, calidad y rareza de los más de 5.000 lotes ofrecidos. Entre ellos, más de 150 monedas griegas y romanas de gran valor, la mayoría de oro, todas en estado excepcional de conservación. Pero hubo una pieza que acaparó toda la atención, un áureo del emperador Alejandro Severo, representando en su reverso al coliseo, acuñado en el año 223 d.C. La misma alcanzó la suma de 800.000 U$S (sin incluir los 150.000 U$S que el comprador tuvo que pagar de comisión a los subastadores), convirtiéndose en la moneda romana más valiosa de la historia.

¿Por qué se alcanzó un valor tan alto?

La moneda es excepcional por varios motivos. En primer lugar, por su extrema rareza. Sólo se conocen dos ejemplares de la misma. El otro se encuentra en poder de un coleccionista suizo. En segundo lugar, por su grado de conservación. Una empresa especializada en la calificación del estado de monedas (Numismatic Guaranty Corporation - NGC) la clasificó como casi sin circular (AU) (sobre la evaluación del grado de conservación de una moneda véase mi post anterior). En tercer lugar, porque muestra al coliseo, un motivo muy interesante para los coleccionistas. El edificio es representado en gran detalle: tiene cuatro pisos, los tres primeros con arcadas que contienen una estatua cada una. El cuarto tiene sólo ventanas y de él se elevan los mástiles o soportes que servía para extender los toldos con que se protegía a los espectadores del fuerte sol de la ciudad, especialmente en verano. A la izquierda se reconoce, además, un altar con una estatua, y a la derecha una columna, que representa probablemente una sección de un edificio, quizás el templo de Júpiter Victor. Más allá de estos factores que explican su valor, el resultado superó todas las expectativas, pues la casa de subastas había fijado para la misma un estimado de entre 150.000 y 170.000 U$S.

Una atractiva historia

Alejandro Severo

La historia detrás de la acuñación es especialmente interesante. En el año 217 a.C., durante el reinado del usurpador Macrino, el Coliseo fue golpeado por un rayo y dañado tan severamente que no pudo seguirse utilizando. El hecho fue interpretado por los romanos como un mal augurio para este emperador, que había accedido recientemente al trono tras el asesinato de su predecesor, Caracalla. La profecía se cumplió pronto, pues Macrino fue asesinado tras haber reinado tan sólo 14 meses. La dinastía de su predecesor volvió al poder con Heliogábalo, en cuyo breve y conflictivo reinado no pudo completarse la restauración del anfiteatro. La misma fue terminada en el, más pacífico, reinado de Alejandro Severo (222 – 233 d.C.) y explotada para fines propagandísticos. Una serie de monedas de diferentes denominaciones fue acuñada para conmemorar el evento y de ella procede el áureo subastado.