sábado, 16 de enero de 2010

Los grifos de Abdera – Las monedas más bellas del mundo antiguo


Tras algún tiempo dedicado a otros aspectos de las monedas antiguas, regreso a uno de los temas frecuentes de este blog. Las monedas antiguas como obras de arte. En este caso, las espectaculares monedas de Abdera.

Tracia era el nombre que los griegos daban a un gran área delimitada al norte por el Danubio, al sur por el Egeo y al este por el Mar Negro. Se trataba de un vasto territorio en la periferia del ámbito cultural helénico pero fuertemente penetrado por el comercio y la colonización griega.

Según el mito, la ciudad de Abdera había sido fundada en Tracia por el mismo Hércules, pero su importancia real comienza en el 544 a.C., cuando fue refundada por antiguos habitantes de la ciudad de Teos en Jonia, que habían abandonado su patria para huir de la dominación persa. A partir de ese momento, Abdera prosperó rápidamente y se transformó en un centro cultural y comercial reconocido en todo el mundo griego. Ello se ve reflejado en la calidad y belleza de sus monedas.

El grifo, un ser mitológico mitad león y mitad águila, era el símbolo de la ciudad de Teos y fue adoptado por Abdera para sus acuñaciones. Acompaño esta entrada con las imágenes de dos estáteres especialmente exquisitos por la excepcional calidad del acabado artístico de sus motivos. Creo que ilustran cabalmente la belleza de la producción monetaria de la ciudad. El grifo aparece en ambos como insignia cívica con gran lujo de detalles y es acompañado, en el primer ejemplo por Hércules y en el segundo por Apolo. El detalle con que el héroe es representado en la primera moneda es extraordinario y obra de un artesano de singular talento. Lo vemos sentado sobre la piel del león de nemea con su brutal garrote en la mano derecha. Hasta los más finos detalles de su musculatura parecen cobrar vida en el metal.