viernes, 19 de agosto de 2011

Un exquisito contorniato


Fotografía de Joe Geranio

Continuando con el tema de las contorniatos que introducía en una entrada reciente, hoy quiero presentaros un ejemplo especialmente llamativo. Si bien los contorniatos no se caracterizan en líneas generales por un gran nivel artístico (apareciendo en algunos casos retratos bastante toscos), se conservan también unos pocos ejemplos de excepcional factura, como el que encabeza esta entrada.

Tiene un diámetro de 38 mm  y 28,45 g. de peso. En el anverso vemos uno de los motivos más frecuentes en los contorniatos, la cabeza laureada de Trajano. Éste es uno de los pocos casos en que el grabador se aproxima a la calidad de los retratos en las monedas originales de este emperador. La leyenda TRAIAN-VS PF AVG. contiene el componente anacrónico habitual P(ius) F(elix) que es una de las evidencias centrales que prueban que los contorniatos fueron producidos en los siglos IV y V, dado que esos apelativos no eran utilizados en las acuñaciones del Alto Imperio. El monograma en forma de palma a la derecha del rostro de Trajano es otra característica típica de estas piezas.

En el reverso vemos a un auriga sobre su cuadriga representado frontalmente. La leyenda E -VT - YMIVS  indica, con seguridad, su nombre. Es necesario tener presente que los aurigas eran verdaderas estrellas populares en la Antigüedad Tardía. Su papel se vuelve todavía más importante porque con la cristianización del imperio se dejan de lado las luchas de gladiadores y las carreras pasan a ser el principal entretenimiento de la población urbana. La factura es impecable. El auriga tiene las riendas y una palma (símbolo de su victoria) en la izquierda y un pequeño látigo en la derecha. Al costado de su cabeza podemos ver su casco y en el exergo una corona entre dos palmas.

Es uno de los contorniatos más bellos que conozco.