jueves, 23 de febrero de 2012

El maestro grabador del Demareción


Demareción - Decadracma (AR 43,3 gr. 36mm)

Hace un par de meses os presenté aquí una entrada con la historia de esta exquisita moneda, el demareción, el primer decadracma griego. Hoy vuelvo a ocuparme de ella para tratar un tema que entonces había dejado de lado, el del artista responsable de grabar sus cuños. Si bien no sabemos absolutamente nada de él, los numismáticos han podido inferir algunos detalles de la vida de este genio anónimo del arte helenístico. El ejemplar que encabeza esta entrada formaba parte de la colección Próspero y fue subastado por 250.000 dólares.

El Demareción deriva su nombre de la reina Demarete,  esposa de Gelón, tirano de Siracusa entre el 487 y el 478 a.C. Si bien la conexión tradicional con esta figura histórica ha sido cuestionada por los estudiosos (que proponen el año 465 a.C. para la emisión de esta pieza), la moneda ha conservado su nombre. El artista responsable de producir los cuños es, por lo tanto, conocido simplemente como el “maestro del Demareción”. El nivel artístico de esta moneda es tan superior a la norma común en la época de su acuñación, que el grabador tiene que haber sido un artista genial verdaderamente adelantado a su tiempo. Su estilo preanuncia lo que será el exquisito refinamiento del período clásico, por lo que los estudiosos consideran que es probable que el maestro se hubiera formado en Atenas, la ciudad en la que las nuevas tendencias artísticas se encontraban más desarrolladas.

Tetradracma - Leontino (AR 17.48 g)

La misma maestría y estilo del Demareción se reconoce en una serie de tetradracmas contemporáneos de otra ciudad griega de Sicilia, Leontinos. La similitud artística es especialmente notable en el tratamiento distintivo de los ojos y la boca en los retratos de Aretusa y Apolo, como podéis ver en la imagen sobre este párrafo. El parentesco estilístico es tan cercano que no caben dudas de que los cuños utilizados fueron también obra del maestro del Demareción.

El Maestro del Demareción fue el primero de una serie de distinguidos grabadores activos en Sicilia que llevaron al arte numismático griego de la estricta formalidad de la época arcaica a la expresividad y belleza de la época clásica. De algunos de ellos conocemos sus nombres porque firmaron sus cuños: Evainetos y Cimón. Sus monedas se ubican sin duda entre las más bellas jamás acuñadas.