miércoles, 19 de agosto de 2009

Monedas conmemorativas de los juegos seculares

Augusto: Aureus (8.05 g, ) ceca de Roma. L. Mescinius Rufus, monetalis. acuñado 16 a.C. IMP • CAESAR TR • POT • IIX, busto derecho / L • ME-SCI-NIVS arriba, AVG • SVF • P en exergue, Augusto sentado en una plataformainscripta LVD • S, repartiendo suffimenta, RIC I 350; Calicó 139; BMCRE 85 = BMCRR Rome 4487; BN 330.

Augusto hizo celebrar los juegos seculares en Roma en el año 17 a.C., aprovechando esta antigua ceremonia republicana para reforzar el discurso ideológico tradicionalista del régimen político por él establecido. Los “juegos” eran en realidad un complejo festival religioso que incluía procesiones, sacrificios y representaciones teatrales, entre otras actividades. Antes de la celebración propiamente dicha de los juegos, tenían lugar los suffimenta. Se trataba de donativos especiales de azufre, asfalto y otras sustancias inflamables y combustibles para la composición de las antorchas que se distribuían en Roma entre la población unos pocos días antes de los juegos. Las antorchas eran utilizadas para la realización de una ceremonia expiatoria propia de esas celebraciones. También se repartían perfumes y ungüentos para rituales específicos. En tiempos republicanos, esos donativos eran realizados por los cónsules o por algún otro magistrado, pero desde la época de Augusto fueron desempeñados por el emperador.

Augusto: Denarius (3.68 g, 9h). ceca de Roma. L. Mescinius Rufus, monetalis. acuñado 16 a.C. CAESAR • AVGV-STVS • TR • POT, busto derecho / L • MES[CINIVS • RVFVS III VIR, cippus inscripto IMP/CAES/AVG/LVD/SAEC en cinco líneas; XV SF campo izq. y der.. RIC I 355; RSC 461; BMCRE -; BN 339.

Los juegos seculares fueron también, por supuesto, eternizados en las monedas de la época. Las imágenes de dos piezas –a mi juicio, particularmente hermosas- acompañan esta entrada, ambas responsabilidad de L. Mescinius Rufus, uno de los monetales del año 16 a.C. La primera, es un exquisito áureo, con una representación de los suffimenta en su reverso. La segunda, un denario con un cippus (generalmente una placa funeraria, un mojón o una pieza conmemorativa) asociado a los juegos seculares.