jueves, 10 de febrero de 2011

La moneda de oro más grande del mundo


Gigantes de oro en el museo Bode


El museo Bode y el Museo de Historia del Arte de Viena han organizado conjuntamente una exposición temporaria sobre monedas gigantes de oro que puede visitarse en la sede del primero en Berlín. Sin duda, la actual “fiebre del oro” en los mercados internacionales -que hace a su precio batir records de forma casi cotidiana- es un contexto más que adecuado para volver la mirada hacia la fascinación que el metal amarillo ha ejercido sobre la humanidad a lo largo de todas las épocas, muchas veces con consecuencias nefastas. Como señalaba el mismo poeta Virgilio: auri sacra fames.

La exposición incluye una fantástica selección que cubre casi 2.000 años de historia numismática, partiendo de medallones romanos del siglo III y llegando a las grandes piezas acuñadas de manera excepcional por las casas de la moneda de algunos países. Un hilo que conecta ambos extremos y cubre todos los períodos, es el ininterrumpido papel del oro como medio de atesorar, pero también de simbolizar, riqueza y poder.

La moneda de oro más grande de todos los tiempos


Creo que el conjunto transmite un mensaje muy claro. Nuestra época aspira a superar a todas las pasadas en su afán y fascinación por el oro. Eso es por lo menos lo que señala el hecho de que la moneda de oro más grande jamás producida sea también la más reciente en la exposición. Se trata de la célebre moneda de 100 kg de oro acuñada por la casa de la moneda de Canadá (la más grande dentro de su serie maple leaf, conocida como “big maple leaf”) que cuenta con la efigie de la reina Isabel en el anverso y el símbolo nacional, la hoja de arce, en el reverso. No es una moneda estéticamente muy lograda, pero eso no importa a nadie. Con una pureza del 99.9999 %, un diámetro de 50 cm y un espesor de 3 cm, es realmente una pieza que impresiona. Su valor nominal es de un millón de dólares canadienses, pero su valor en oro al momento de acuñarse ya superaba los 2.000.000 de dólares americanos. Tomando la cotización del día de hoy, estaría algo por debajo de los 4.500.000.

El plan original de la Real Casa de la Moneda de Canadá (Royal Canadian Mint) era producir un solo ejemplar para promocionar una nueva serie de piezas de una onza de oro entre los inversores, pero el gran interés internacional llevó a que se acuñaran cinco. Dada la evolución del precio del oro, quienes las adquirieron hicieron un excelente negocio.