martes, 21 de junio de 2011

¿Cómo combatir las falsificaciones? Un comentario sobre la petición “NO A LAS FALSIFICACIONES”

NO MAS FALSAS

El escándalo de las últimas subastas de Jesús Vico y Marti Hervera


Ha habido mucho revuelo por estas semanas en el mundo de la numismática española por la aparición de algunas monedas falsas en el catálogo de la última subasta de la prestigiosa casa Jesús Vico. El debate fue especialmente intenso en el Foro Imperio Numismático, donde el mismo Sr. Vico intervino para defender su punto de vista (podéis leerlo aquí). Especialmente inquietante me parece el hecho de que se incluyeran en la subasta algunas réplicas fabricadas por la empresa española Remoneda (leed al respecto esta entrevista de Adolfo al director de la misma). Pocos días más tarde se dio una situación semejante en una subasta de Marti Hervera (podéis leer aquí al respecto).

Algunos miembros del Foro Imperio Numismático han iniciado, como respuesta, una campaña para juntar firmas y obtener una modificación de la ley española para forzar a los fabricantes de reproducciones comerciales a:

…marcar de forma notoriamente visible toda moneda no original mediante al menos uno de los siguientes métodos:

- Características metrológicas tales como peso, diámetro y ley metálica claramente diferentes del original que se busca reproducir

- En monedas que lo permitan, se colocará una marca incusa que contenga una leyenda en letras mayúsculas que identifique al espécimen como no original en una de las caras, nunca en el canto. Si la moneda, por tener poco espesor no pudiera portar esta marca, se dispondrá la marca en sobrerrelieve, cubriendo parte del motivo original para evitar un posterior borrado fraudulento que dificultara su clasificación como tal.

Podéis encontrar el petitorio completo y firmarlo aquí.

Mi humilde punto de vista: la única defensa efectiva es el conocimiento

Aclaro que me parece muy bueno que los coleccionistas se movilicen y que reclamen leyes que dificulten el trabajo de quienes buscan aprovecharse de ellos. Sin embargo, tengo que decir que no creo que la ley pueda ser una defensa efectiva en este caso. En muchos países es obligatorio marcar a las réplicas. En Estados Unidos, por ejemplo, la Hobby Protection Act de 1973 estipuló que las réplicas deben llevar la palabra COPY en el anverso o reverso. Las réplicas son, sin embargo, sólo una parte muy pequeña del problema y la ley no evitó que monedas falsas aparecieran en grandes cantidades en subastas norteamericanas, como sucedió en las convenciones de la asociación numismática en Nueva York en 1988 y 1999.

La ley no puede, en definitiva, garantizar protección frente a las falsificaciones. La única defensa efectiva es el conocimiento que permite identificar las piezas que no son auténticas.

En el petitorio se menciona como ejemplo de la calidad que pueden alcanzar las falsificaciones actuales el caso del decadracma ateniense de la Gemini VIII que yo tratara en este blog. Creo que es un ejemplo válido a medias. Si bien la calidad que pueden alcanzar las falsificaciones es indiscutible, no creo que pueda afirmarse que las mismas sean indetectables para los expertos. La mejor prueba es la rapidez con que el decadracma de la Gemini fue cuestionado por coleccionistas de distintas partes del mundo en foros y páginas web. Lo mismo sucedió con la subasta de Vico, para algunos coleccionistas fue relativamente fácil identificar a los “clones” incluidos en el catálogo. Creo que el problema en ambos casos ha sido antes la falta de atención y cuidado de las casas de subastas que la calidad de las falsificaciones.

Creo que mucho más útil que un cambio en la ley sería un catálogo online de monedas falsas en español que permitiera reconocer más fácilmente a los clones. Del tipo del que incluye en inglés la página Forum Ancient Coins

En conclusión: me parece bien que desde el punto de vista legal se dificulte lo más posible la tarea a los falsificadores, pero no nos hagamos ilusiones, la única defensa efectiva es la vigilancia y el conocimiento de los coleccionistas. Las casas de subastas deberían estar a la altura de lo que proclaman en sus páginas y catálogos y someter a las piezas que ofrecen a un detenido estudio consultando, en casos dudosos, la opinión de diversos especialistas independientes. Lamentablemente, está claro que el coleccionista no siempre puede dar esto por un hecho o pensar que un nombre reconocido sea garantía suficiente para comprar cerrando los ojos. 

9 comentarios:

  1. en un documental sobre el pirateo industrial en china se acercaron con unas piezas de peugeot a un concesionario chino. Les mostraron una pieza falsa y una original e hicieron la pregunta: podrían decir cual era la auténtica y cual la original?
    Respuesta del chino: no!

    En el caso del arte se ha demostrado que es posible engañar a los presuntos entendidos

    Debe el coleccionismo ser diferente?

    ResponderEliminar
  2. Hola Nemigo!

    Gracias por tu comentario. Creo que en este caso era posible determinar que se trataba de réplicas y falsificaciones. Las casas de subastas deben tomarse el trabajo de certificar la calidad de lo que ofrecen y justificar las comisiones que reclaman. Tienen que estudiar las historia previa de cada pieza, someterlas a un análisis exhaustivo y, en caso de ser necesario, recurrir a expertos independientes para salir de dudas.

    saludos,

    Darío

    ResponderEliminar
  3. Hola Darío!

    El petitorio tiene un montón de problemas. El principal es que no diferencia entre falsificación y reproducción. El interés del falsario es precisamente que no sea identificada la pieza como una falsificación, poco hace una ley que ordene marcarlas. Sería una penosa confusión en una ley. El sexto párrafo ("antecedentes de derecho") no parece tener sentido: si el art. 250 introduce el delito de estafa con piezas &cet. ir mas allá es ubicarse a un paso de penar la tenencia de monedas falsas por comerciantes (un sinsentido). En conclusión, la norma americana citada no tiene que ver con el problema.
    Está bien que pretendan que las réplicas sean marcadas, pero no soluciona el problema. La norma que necesitan ya la tienen (estafa), el problema (como en todos los casos de estafa) es darse cuenta que uno ha sido estafado. Para eso el conocimiento.

    Saludos!

    Diego

    ResponderEliminar
  4. Hola Diego!

    Gracias por el comentario. Estoy de acuerdo con tus argumentos. De todos modos, me parece importante que los coleccionistas se movilicen para defender su afición. Quizás el mejor resultado que una campaña de este tipo puede tener es contribuir a difundir el conocimiento sobre el problema de las falsificaciones.

    Saludos,

    Darío

    ResponderEliminar
  5. Tomo nota de las críticas que leo en este hilo, pues el redactante he sido yo y bien claro queda que no tengo formación en Derecho, así que espero que antes de nada disculpeis ciertos fallos asociados a eso...

    Creo que ni yo ni nadie estamos pidiendo un panorama idealista en el que podamos comprar a ciegas, bien evidente es que el conocimiento numismático es la base para crecer, y una base que tarda años en adquirirse. En la dejación que tienen algunas casas de subastas a la hora de estudiar los lotes no voy a entrar aunque me parece un fallo de profesionalidad por su parte y como sigan así la mala publicidad no les va a favorecer precisamente.

    Pero creo que es necesario algo más, dejando de lado temas semánticos entre lo que es una reproducción y una falsificación vamos a la esencia de la cuestión; ¿qué tan legal es elaborar una reproducción fiel de una moneda que actualmente no tiene poder liberatorio? ¿que legalidad tiene comerciar con ellas como si fueran auténticas?

    En ningún momento quise significar que es delito elaborar reproducciones, más bien que lo sean aquellas que procuren ser indistinguibles y se comercie con ellas como si fueran auténticas.

    Decirle a Diego que el Art. 250 penaliza la estafa que tenga como objeto bienes de interés histórico, cultural o científico. Lo que parece que es una solución no es tanta porque se requiere demostrar que existe dolo por parte del comerciante, demostración prácticamente imposible en la práctica. ¿cómo demuestro que el vendedor sabe o no sabe que la pieza es falsa?

    ¿Es la solución marcar a las reproducciones por sí sola? Desde luego que no, al ignorante seguirán colándoselas continuamente ¿es una ayuda? quiero pensar que sí.

    Historia y Numismática

    ResponderEliminar
  6. Rubén,

    El objetivo de mi estrada no ha sido criticar el petitorio, al contrario. Pero no puedo dejar de señalar que medidas similares en otros países no han resuelto el problema. Me parece, además, que el debate se ha centrado exclusivamente en un tema legal cuando, a mi juicio, deberíamos estar discutiendo sobre la (alarmante) inoperancia de algunas casas de subastas. Una cosa es que aparezca una moneda falsa de alta calidad que engañe a un especialista, otra muy distinta que réplicas comerciales sean introducidas en los catálogos de una subasta! En mi opinión, ninguna ley puede ayudar cuando el control es tan deficiente. Y lo que me parece peor es que no he leído en ninguna parte una verdadera autocrítica de los "numismáticos" que organizaron esas subastas o una explicación convincente de cómo se les colaron esas piezas.

    Espero que el petitorio tenga éxito y que la ley se modifique.

    Saludos,

    Darío

    ResponderEliminar
  7. Hola,

    mucha razón tienen tanto Darío como el resto de comentaristas. Pero yo quisiera hacer una puntualización: la reforma legal permitiría al menos llegar a la policía y decir "oigan, que están cometiendo un delito". Ahora no podemos hacer absolutamente nada cuando vemos que se están falsificando monedas. Esa es una diferencia importante.

    Aparte de eso, estoy plenamente de acuerdo con Darío en que el conocimiento propio y la compartición de ese conocimiento son dos armas muy efectivas para que no nos cuelen monedas falsas. Pero nunca faltarán novatos a los que los estafadores timarán. Y aunque no me timen a mí lo veré igual de mal...

    Sigo pensando en que sería muy buena idea montar una Wiki de monedas falsas. A ver si algún mes de estos puedo sacar un rato...

    saludos,
    Adolfo

    ResponderEliminar
  8. Y te doy toda la razón Aldus, pero toda, no basta conque todas las casas hayan firmado el petitorio. Si te pasas por el foro de Imperio verás que entre unos y otros les están sacando los colores a todas.

    Y tienes razón que es un asunto también extremadamente grave, denota una dejadez tremenda o una falta de profesionalidad. Si yo hago mal mi trabajo desde luego que tengo que apandar con las consecuencias; y si Adolfo saca la wiki adelante espero que haya un contador del número de veces que se han detectado monedas falsas en las casas de subastas; seguro que empezaban a mejorar si no quieren perder gran parte de la cartera de clientes.

    Pero no queramos abarcar todo en un petitorio ;); porque sino solamente me faltaría firmar con un "y deseo la paz mundial" jeje. Son asutnos diferentes y ambos merecen ser tratados como extremadamente graves.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Hola Darío.
    En primer lugar, te felicito sinceramente por este artículo. Estoy totalmente de acuerdo con su contenido, si bien, permíteme un par de puntualizaciones.

    - Ha sido en el Foro de www.denarios.org donde se han ido descubriendo la gran mayoría de las monedas falsas ofertadas en su día por Vico o Hervera. Cierto es que después, estas noticias rápidamente se fueron propagando en otros foros.

    - Precisamente en dicho Foro (Denarios.org) el día 1 de junio se comenzó un proyecto para elaborar una base de datos con monedas falsas ibéricas. Proyecto que sigue en curso, aunque desconozco la fecha prevista en que verá la luz pública (actualmente está restringido su acceso)

    Nota que el similar proyecto de Imperio Numismático nació a mediados de julio, precisamente nutriéndose en su mayoría, de los datos previamente aportados en el citado Foro de Denarios.org

    Un cordial saludo // mapila
    www.tesorillo.com

    ResponderEliminar