viernes, 21 de octubre de 2011

Las monedas más bellas del mundo antiguo - Una piel de león en un tetradracma de Samos

Tetradracma de Samos
Regreso a uno de mis temas favoritos en este blog, que hace tiempo tenía descuidado: las piezas más bellas de la numismática antigua. En esta ocasión, para presentaros este excepcional tetradracma de Samos.

El león es un motivo muy frecuente en la numismática antigua. De hecho,  se encuentra ya en las primeras monedas de lahistoria, las estateras lidias. Luego sería adoptado por diversas ciudades como emblema característico de sus acuñaciones, llegando en algunos casos a ser representado con gran calidad artística, como -por ejemplo- en las monedas dela ciudad de Regio. Más rara, por el contrario, es la representación de la piel de un león,  pero la encontramos de manera reiterada en monedas de la isla de Samos  (y en algunas de las acuñaciones de ciertos dinastas de Licia).

En el anverso de la moneda ilustrada vemos una representación frontal de la piel de un león que ocupa todo el campo de la pieza y tiene todavía un aspecto feroz. El estilo es algo arcaico, porque se trata de una pieza acuñada a mediados del siglo V a.C., pero el grabador del cuño ha realizado un trabajo excepcional, visible en el detalle de la melena, en la extraña mirada de los ojos huecos del león y en los dientes de la mandíbula quebrada que se reconocen en los extremos inferiores del motivo. El ejemplar  tiene algo de desgaste en las partes más altas del relieve -el centro de la melena y el hocico- pero la belleza de la representación se mantiene intacta.

En el reverso vemos la parte frontal de un toro, cortada con una curiosa línea de puntos. Detrás, una rama de olivo y delante, las letras A y E, todo en un cuadrado incuso. Para decirlo en pocas palabras, una obra maestra del arte numismático.