viernes, 29 de junio de 2012

Hallan el mayor tesoro de monedas celtas de la historia


Dos aficionados a la detección de metales han encontrado un enorme tesoro de monedas celtas en la isla inglesa de Jersey, situada en el Canal de la Mancha. Se calcula que contiene entre 30.000 y 60.000 monedas. Si la estimación más alta es correcta, superaría al tesoro de Cunetio (54.000 monedas) y al de Frome (de 52.000 )  y pasaría a ser el mayor jamás descubierto en Inglaterra.

Recompensa a la insistencia de dos aficionados

Con el permiso del propietario, los dos aficionados realizaban búsquedas desde hacía varios años en el campo donde encontraron el tesoro. Los hallazgos ocasionales de algunas monedas sueltas los habían convencido de que podría haber algo más grande en la zona y, tras años de insistencia, fueron finalmente recompensados con este sensacional hallazgo. El descubrimiento fue inmediatamente reportado a las autoridades, que iniciaron la excavación y estudio del sitio.


Un tesoro celta


Los arqueólogos demostraron que las monedas habían sido depositadas en el fondo de un pozo a un metro por debajo de la superficie del suelo actual. Tras siglos bajo tierra, las piezas conforman una masa sólida en forma de lágrima, que mide 143cm x 80cm x 20cm. Las primeras monedas separadas del conjunto han sido identificadas como acuñaciones de la tribu gala de los Coriosolites, procedentes de Armórica (la actual Bretaña y Normandía en Francia).

La isla de Jersey ya era famosa por haber producido con anterioridad una serie de tesoros de monedas de finales de la Edad de Hierro pero nada comparable a este hallazgo. El tesoro dataría de alrededor del año 50 a.C., es decir, del preciso momento en que los ejércitos romanos liderados por Julio César realizaban la conquista de la Galia. Se cree que algunos galos habrían cruzado el mar hacia la isla de Jersey en busca de refugio frente a las campañas militares. La única forma segura que tenían para almacenar u ocultar su riqueza era enterrarla en un lugar secreto. 

Además de la fosa que contenía el tesoro, la excavación ha producido amplia evidencia de la existencia en la zona de chozas y edificios de madera, lo que indicaría que las monedas habrían sido escondidas en un asentamiento galo. Se necesitarán, sin embargo, estudios más profundos para ampliar la información sobre este punto.

Estudio y valuación


Para evitar posibles robos, las autoridades británicas retiraron el tesoro del sitio en bloque y lo trasladaron al archivo de Jersey, donde se procederá a su limpieza y estudio, un proceso que demandará varios meses de trabajo (como podéis ver en la imágenes).

Una vez más, encontramos un ejemplo del excelente funcionamiento de la legislación británica sobre el hallazgo de restos arqueológicos y numismáticos (otro ejemplo es el tesoro de Bath). El hecho de que los descubridores notificaran inmediatamente a las autoridades hará posible un estudio arqueológico y nusmismático que acrecentará nuestros conocimientos sobre los últimos períodos de la cultura celta previos al dominio romano.

En los medios ingleses circulan estimaciones que sitúan el valor del tesoro alrededor de los 10 millones de libras. No es posible, sin embargo, una estimación seria al ser tan imprecisos los datos sobre el número de piezas halladas.