sábado, 13 de agosto de 2016

Uno de los más bellos sestercios del mundo – Calígula habla a su guardia pretoriana (la escena de la ADLOCVTIO)

CALÍGULA, Sestercio, Roma 37-38 d.C., Æ 30,05 g. Anverso. CAESAR AVG GERMANICVS PON M TR POT Cabeza laureada a la izquierda; grafila de puntos. Reverso ADLOCVT / COH Calígula de pie hacia la izquierda frente a la sella castrensis en un podio (el suggestum), arengando a cinco pretorianos; grafila de puntos.

En 2014, la casa suiza Numismatica Ars Classica subastó la segunda parte de la espectacular colección J.D.L. de monedas antiguas. La pieza más importante en esa oportunidad fue sin duda el lote 24, el sestercio de Calígula cuya imagen encabeza esta entrada, uno de los ejemplares mejores conservados del tipo de reverso conocido como ADLOCVTIO y uno de los sestercios más bellos del mundo. Su importancia es ilustrada por el valor de 600.000 francos suizos entonces alcanzado en la subasta.

El retrato del anverso representa lo mejor del arte del grabado monetario del Alto Imperio Romano, mientras que el reverso nos muestra una escena caracterizada por su cuidada composición y gran atención a los detalles (véanse, por ejemplo, los motivos de los escudos). La acuñación está perfectamente centrada en un cospel de gran tamaño. Además de un excelente grado de conservación (extremely fine) el ejemplar presenta pátina de bellísima tonalidad.


La escena de la ADLOCVTIO 


La escena del general hablando a sus tropas no es común en el arte de ninguna cultura antigua, excepto en la romana. En el fondo, es una herencia del período republicano, en el que el comandante era un magistrado elegido por los mismos ciudadanos que conformaban el ejército y que por lo tanto tenía con ellos una relación en la que el consenso desempeñaba un papel importante. Durante el período imperial, la escena adopta un nuevo significado y pasa a ilustrar la relación especial que una a los soldados con el emperador, particularmente a los pretorianos, que son quienes se encuentran en su inmediata cercanía y garantizan su protección cotidiana.

Sestercio de Trajano

No es casual que este motivo numismático haya sido introducido por Calígula, uno de los emperadores que tuvo una relación más conflictiva con las elites tradicionales representadas en el senado. Ese conflicto desnudó una realidad que con los siguientes emperadores se haría cada vez más clara, que su poder residía en última instancia en la lealtad del ejército y, particularmente, de las guardias pretorianas estacionadas en Roma. El favor del ejército era clave para conservar el trono y por lo tanto las tropas debían ser cortejadas permanentemente por el soberano.

No es casual, tampoco, que a partir de ese momento, la escena de la adlocutio iniciara una larga carrera numismática, como lo ilustran las restantes imágenes que acompañan esta entrada. Su éxito se debió a la continuada importancia del ejército como factor de poder a lo largo de toda la historia del Imperio.

 Medallón de Cómodo

Como podemos observar, las características básicas del motivo se repiten a lo largo del tiempo. Los únicos cambios importantes tienen que ver con el número de soldados (que oscila entre 3 y 5), la presencia o no del prefecto del pretorio a un costado del emperador, la vestimenta del soberano(toga, paludamentum o coraza) y su posición (de pie o sentado).


Escena de ADLOCVTIO en la columna de Trajano

Del arte numismático, el motivo de la ADLOCVTIO pasaría a otros géneros, como los relieves. Las imágenes de dos de los ejemplos más destacados acompañan este párrafo: una escena de la columna de Trajano y otro de un relieve de Marco Aurelio reutilizado posteriormente en el arco de Constantino.

ADLOCVTIO de Marco Aurelio adapta e incluida en el arco de Constantino