jueves, 5 de enero de 2017

Subastarán un ejemplar de la más importante y rara moneda judía

Prototipo siclo (Shekel) del año 1 de la guerra judía - Triton XX
La guerra judía (66-70 d.C.). AR shekel (22.5mm, 14.18 g, 11h). Año 1 de la revuelta. Anverso: cáliz ritual con borde liso, círculo de puntos alrededor del cáliz y de la leyenda en hebreo “shekel de Israel”. Reverso: tres granadas, círculo de puntos alrededor de las granadas y también de la leyenda exterior en hebreo “Jerusalén [la] santa”.

La subasta Triton XX


Entre los próximos 9 y 11 de enero de 2017, en conjunto con la 45ª Convención Numismática Internacional de Nueva York se llevará a cabo la Triton XX, una de las subastas numismáticas más grandes del mundo, organizada por la Classical Numismatic Corporation, que ofrece casi 1700 lotes de, entre otros, moneda griega antigua, romana, bizantina, medieval, islámica, e inglesa. La subasta incluye muchas piezas llamativas que atraeran la atención de los coleccionistas y del público. El valor estimado total es de unos 8 millones de dólares.

La estrella de la colección - un prototipo de siclo del primer año de la Guerra Judía


Un solo lote representa el 10% de su valor y es la pieza estrella de la subasta. Se trata del tercer ejemplar conocido de un prototipo de siclo (shekel) del primer año de la guerra judía, acuñado en mayo del año 66 (o un poco más tarde). Un segundo ejemplar está en la colección del Museo de Israel, en Jerusalén y, por lo tanto, no está al alcance de los coleccionistas. He escrito en este blog sobre el tercer ejemplar, que fue vendido en 2012 como parte de la colección Shoshana de moneda del antiguo Israel por 1.100.000 (incluyendo las comisiones de la subasta)

Como señala el especialista en moneda bíblica David Hendin en el catálogo, este tercer ejemplar a subastar es el único de los tres que no fue limpiado, por lo que conserva una fina y atractiva pátina de cloruro de plata que es típica en los siclos judíos. También es el ejemplar mejor acuñado de los tres, ya que los restantes están ligeramente descentrados en el reverso, por lo que es éste la leyenda puede verse mejor que en los otros.

Esta moneda se encontraba hasta ahora en manos de un coleccionista americano anónimo y es probable que el número de interesados sea alto y la puja, intensa.