martes, 31 de agosto de 2010

¿Bajará el precio de las monedas de la Britania romana?


La ley de la oferta y la demanda

Uno de los riesgos a la hora de adquirir monedas especialmente raras es que un nuevo hallazgo puede en cualquier momento modificar esa situación y hacer bajar bruscamente su valor (la rareza es, sin embargo, sólo uno de los criterios que influyen en la valuación de monedas antiguas). Algo así sucedió con las monedas españolas de plata de las colonias americanas tras el rescate de un enorme tesoro del galeón Nuestra Señora de Atocha. El mismo se había hundido frente a las costas de Florida en 1622 y fue descubierto en 1985 con más de 180.000 monedas en su cargamento.


El impacto del tesoro de Somerset

Es probable que las monedas de la Britania romana pronto se añadan a esta lista. El tesoro hallado en Staffordshire en 2009 y el más reciente de abril de este año -comentado en este blog-, con la asombrosa cifra de 52.503 monedas romanas encontradas en un campo cerca de Frome, en Somerset inundarán el mercado con monedas de ese período. El impactó será, con seguridad, especialmente fuerte sobre las monedas del usurpador romano Marco Aurelio Carausio de las que en el último hallazgo se encontraron 766.
Carausio gobernó Gran Bretaña como usurpador entre los años 286 y 293 hasta que fue asesinado. Carausio utilizó su autoridad como general en Gran Bretaña para congraciarse con las elites locales mediante el uso de su flota en el Canal de la Mancha para capturar barcos piratas. El emperador Maximiano ordenó la ejecución de Carausio por estas actividades, pero fue incapaz de hacer cumplir la orden. Carausio, al enterarse de su condena, rompió con el Imperio Romano y se declaró a sí mismo soberano del norte de la Galia y Gran Bretaña. Carausio dio cierta legitimidad a su nuevo puesto emitiendo monedas de plata y bronce. Las monedas de plata se destacaban por su calidad siendo Carausio el primero en acuñar monedas de plata pura en el Imperio Romano en más de un siglo. Al parecer, esto fue deliberado, para asegurar sus monedas fueran más valoradas por los comerciantes que las del Imperio Romano.
Todavía no está claro que las monedas encontradas en Somerset vayan a llegar al mercado de coleccionistas. Es posible, además, que, al tratarse de un tesoro que estuvo enterrado, muchas piezas se encuentren fuertemente deterioradas, lo que haga que su impacto sobre la oferta sea menor. A pesar de todo ello, es probable que, con el tiempo, tenga un impacto sobre el valor de piezas que hasta ahora eran especialmente raras.