viernes, 26 de noviembre de 2010

Subastas para seguir con atención. ¿Nuevos records para el valor de las monedas antiguas?

Una moneda exquisita

Por estos días he estado leyendo un excelente blog que he descubierto hace poco, Blogpolis, de Carlos, un coleccionista verdaderamente erudito, con el que he tenido el gusto de intercambiar algunos cuantos comentarios sumamente enriquecedores. En su última entrada, Carlos nos cuenta de la subasta de un espectacular y exquisito tridracma de Delfos acuñado alrededor del 480 a.C. y que se asocia normalmente con la victoria definitiva de los griegos sobre los persas en la batalla de Platea que puso fin a la segunda guerra médica, cuya imagen acompaña esta entrada. En el anverso pueden verse dos ritones con forma de cabeza de carnero y dos delfines, (que eran el símbolo de Delfos) y la leyenda DALF I KON. En el reverso encontramos una división en cuatro sectores cuadrados, conteniendo cada uno varios cuadrados con motivos en su interior, que se interpreta normalmente como una representación del techo del templo de Apolo.

¿Nuevos records para el valor de las monedas antiguas?

La pieza fue subastada por la casa suiza Numismatica ars classica, y cambió de dueños por algo menos de medio millón de dólares, lo que la ubicaría entre las monedas antiguas más caras del mundo y superando con creces el precio de base de unos 150.000 dólares. Esta subasta continúa una tendencia, que ya se ha dejado ver claramente en los últimos meses, de subas de precios de los ejemplares más codiciados. En mi opinión, es indudable que la tendencia a la devaluación de la mayoría de las monedas internacionales impulsa y seguirá impulsando en el futuro cercano de forma considerable el valor de este tipo de piezas. Si pensamos solamente en la reciente apreciación del oro y otros bienes que pueden servir como refugio de valor y si consideramos la enorme liquidez en los mercados financieros, no debería, entonces, sorprender que en los próximos años veamos ventas de piezas excepcionales por cifras que superen con creces el millón de dólares. Carlos me señala, con razón, que un segundo factor que contribuye a la suba de precios es el boom del coleccionismo, con el incremento de la demanda que ello ocasiona. Él menciona las siguientes subastas para seguir con atención en los próximos meses, pues alcanzarán con toda probabilidad nuevos records:

  • ·         Un decadracma ateniense en muy buen estado que podría alcanzar los 1.5 millones de dólares (Numismática Genevensis);
  • ·         Un decadracma de oro que podría llegar a los $750.000 (CNG - Triton),
  • ·         Un medallón bizantino que es posible que alcance el $1.000.000. (Geminis)

2 comentarios:

  1. Efectivamente, a mí también me gusta mucho el blog de Carlos, no tengo más que alagos para él.

    Yo de moneda antigua entiendo muy poco (pero me dejo ilustrar con blogs como éste) aunque mi opinión es semejante a la vuestra: se tiene a las monedas y a los metales preciosos como un valor de refugio, lo que hace que en tiempos de crisis internacional muchos capitales miren hacia ellas para guardar su dinero. De todas formas, en mi opinión, esto no durará demasiados años ya que creo que en cuanto se salga de la crisis se reducirá de forma muy considerable el precio de este tipo de piezas.

    Esto lo digo por dos motivos:

    1.- Han subido estrepitosamente en los últimos años y tiene que acontecer una corrección sí o sí.

    2.- Hay que recordar que una moneda o un lingote de oro "no sirve para nada", es decir, que no crea riqueza, no da puestos de trabajo, no proporciona dividendos a quien lo posee...

    Posiblemente no tenga un millón de euros en mi vida porque no juego nunca a loterías y trabajando no se gana tanto dinero, pero si lo tuviese tendría mucha precaución con las inversiones en bienes materiales.

    saludos,
    Adolfo

    ResponderEliminar
  2. Hola Adolfo y Muchas gracias por tu comentario! Coincido en que en algún momento habrá una corrección en el valor de las monedas antiguas, pero creo que la tendencia será alcista por lo menos por los próximos años y quizás por bastante tiempo más. De todos modos, el valor de las monedas estará muy atado al destino del dólar, el euro y las demás divisas de circulación internacional, y todo parece indicar que habrá fuertes presiones devaluatorias, dados los altos índices de endeudamiento de las economías del primer mundo.

    Creo que las consecuencias para el coleccionismo y la numismática serán positivas, pues con la suba de valores también crecerá la atención de los medios y del público y podrá difundirse más la actividad. Para el coleccionista común no creo que haya consecuencias negativas, pues las monedas que alcanzarán nuevos records de precios siempre estuvieron, de todos modos, lejos de sus posibilidades.

    Saludos,

    Darío

    ResponderEliminar