martes, 19 de abril de 2011

Otra estatera de Elis


La semana pasada os presentaba una impresionante estatera de Elis. Una de las características más llamativas de la producción numismática de esta ciudad fue su gran diversidad. Como se producían nuevas acuñaciones para marcar la celebración de cada juego olímpico, la variedad de tipos conocidos es inmensa. Por esta razón me pareció importante agregar hoy otro ejemplo.

La calidad artística de las acuñaciones de Elis se mantuvo siempre muy alta, lo que hace pensar que los mejores grabadores de Grecia eran convocados cada cuatro años para producir cuños que dieran forma a monedas dignas de Zeus y Hera. Ello puede apreciarse claramente en la pieza que os presento en esta entrada, especialmente llamativa por su peculiar forma.


En el anverso podemos ver la imponente estatua de Zeus sentado -obra del gran maestro Fidias- que ocupaba el centro del gran templo de Olympia. Los autores antiguos nos dicen que su aspecto causaba una impresión inolvidable en el observador. No olvidemos que era una de las siete maravillas del mundo antiguo. Lamentablemente, el desgaste del ejemplar ilustrado no permite reconocer más que el aspecto general de la estatua. Debajo del motivo puede reconocerse todavía una pequeña marca de control.

En el reverso vemos una majestuosa águila en pleno vuelo con sus alas desplegadas. El motivo está mejor conservado que el del anverso, por lo que podemos apreciar el gran nivel de detalle incluido por el grabador, especialmente en las plumas. El efecto es tan realista que parece que el águila en cualquier momento continuará su vuelo.