domingo, 1 de abril de 2012

Las monedas de Aksum. Segunda parte – orígenes y sistema monetario


Tercio de sólido (tremissis) del rey Ezana - aprox. 300-350 d.C. - AV 1,59g.

Continuando con la serie, aquí os dejo una discusión sobre el probable origen de las acuñaciones de Aksum, sobre su sistema monetario y sobre algunas características generales de sus monedas. En la entrada anterior de esta serie había tratado brevemente la historia del reino de Aksum.

El origen de las monedas aksumitas

El importante papel comercial de Aksum hizo que monedas romanas y de otros estados del mundo antiguo (por ejemplo de los imperios persa y kushán) circularan desde época temprana por su territorio. Tenemos al respecto un valioso testimonio de un texto de época romana (probablemente del s I d.C.) redactado en griego, el Περίπλους τὴς Ἐρυθράς Θαλάσσης, es decir, el Periplo del mar de Eritrea. No conocemos quién fue su autor, pero se trataba con seguridad de un comerciante que había realizado personalmente viajes desde el Egipto romano a la India, que nos dejó una descripción general de sus experiencias. El autor brinda importantes informaciones sobre Aksum y, entre otros detalles, refiere que su gobierno importaba latón (oricalchos) para usarlo como medio de intercambio y algunas monedas de otros estados para que fueran usadas por los extranjeros residentes en el país.

Unidad AV - Endubis - aprox. 300 d.C. - 2,62g.

Fue seguramente a través de estos contactos que los aksumitas reconocieron la importancia de la moneda como medio para facilitar los intercambios y como mecanismo de propaganda. No sería, sin embargo, hasta la segunda mitad del siglo III d.C. que comenzaría la producción local de monedas. Esto ocurrió, más precisamente, durante el reinado de Endubis (aprox. 270d.C.), cuyo nombre aparece en las primeras acuñaciones aksumitas. Las mismas forman parte de un sistema monetario claramente inspirado en el romano, que incluía monedas de oro, plata y bronce.

Unidad AR - Endubis - aprox. 270-300 d.C. - 2,2g.

El sistema monetario de Aksum

Las monedas de oro pesan una media de 2,5-2,8 gramos y cuentan con unos 15-21 mm de diámetro en el período temprano entre el 270 y el 300 d.C. De esta forma, las mismas representan la mitad de un áureo romano, que pesaba entre 4.62-6.51 gramos durante el reinado aproximadamente contemporáneo de Probo. No sabemos que nombre daban los aksumitas a estas monedas, por lo que los numismáticos las designan como una unidad AV, por su metal, e indican su peso.

Las monedas de plata pesan entre 2.11-2.5 gramos, lo que es aproximadamente la mitad del peso de un antoniniano romano. Sin embargo, mientras los antoninianos romanos tenían una ley muy baja, las piezas aksumitas se caracterizaban por su pureza. Tampoco se conoce el nombre de estas monedas, por lo que se las designa como una unidad AR.

Moneda bimetálica - plata con aplicación de oro en el reverso - Afilas - aprox. 300 d.C.

Algunas monedas de plata cuentan con pequeños añadidos de oro que las transforman en piezas bimetálicas.

Las monedas de bronce imitan aproximadamente el tamaño y formato del as y el sestercio romanos. Son designadas como unidad AE acompañadas de la indicación del diámetro.

Unidad AE - Ezana - Aprox. 330 d.C. 0,7g.

Características generales

En las monedas de este período temprano las leyendas se encuentran en griego. Probablemente porque el propósito de las monedas era utilizarlas en el comercio exterior. Otra explicación posible, como señala S. Munro Hay, es que los primeros grabadores de cuños de Aksum provinieran del Egipto romano, tal vez de Alejandría. Posteriormente, las leyendas hacen cada vez más uso de Ge'ez, el lenguaje de los Aksumitas, tal vez indicando un uso menos frecuente para el comercio internacional.

En el anverso, las monedas aksumitas siempre presentan la imagen del rey (casi siempre de perfil) que lleva una corona o turbante que simbolizan su poder real. El turbante tuvo quizá alguna imagen que representa pliegues, rayas, o rayos de sol en la parte delantera. La mayoría de las monedas incluyen también una lyenda (como vimos en el período temprano mayoritariamente  en griego) que reza "rey de Aksum" o “Rey de los aksumitas”.