viernes, 4 de mayo de 2012

Falleció Roberto Russo, fundador de Numismatica Ars Classica


Con frecuencia he reportado en este blog sobre los resultados de las subastas organizadas por Numismatica Ars Classica (NAC), pues las mismas se encuentran entre las más importantes del mundo en lo que se refiere a las monedas antiguas. El fundador de esta gran casa de subastas, Roberto Russo, falleció hace algunos días y quería compartir con vosotros el obituario difundido por NAC, que traduzco al castellano. Creo que es de gran interés conocer más detalles sobre la persona que en menos de 25 años fue capaz de crear y desarrollar una casa numismática que hoy se encuentra entre las más importantes y reconocidas del mundo. Acompaño esta entrada con imágenes de algunas de los grandes tesoros subastados por NAC en los últimos años.

03 de mayo 2012 - Roberto Russo nació en 1945 en Vico Equense, un agradable lugar de veraneo, cerca de Nápoles. Pasó allí su infancia, hasta la edad de 8 años, cuando su padre se trasladó a Camogli, en Liguria. Más tarde, cuando tenía 16 años, su familia regresó a Nápoles porque su padre había recibido una cátedra en la Universidad de esa ciudad.

Su encuentro con la numismática fue fortuito cuando, como estudiante de ingeniería naval, se encontró con algunas monedas de oro del Reino de Italia, que compró impulsivamente y luego vendió con una ganancia aceptable. Movido por esta agradable sorpresa, decidió profundizar sus conocimientos del mundo numismático, visitando frecuentemente distribuidores locales y atendiendo a todas las convenciones más importantes. Pronto se dio cuenta de que podía ganarse la vida como comerciante numismático y decidió lanzarse a este trabajo.

Al principio, se interesó por las monedas contemporáneas pero, siendo un hombre de gusto refinado y profunda educación liberal, pronto quedó prendado por el atractivo de las monedas antiguas. Partiendo de cero, hizo todo lo posible para seguir adelante y en un lapso razonable de tiempo adquirió la experiencia que necesitaba para enfrentarse al mundo de las ventas más importantes, como aquellas organizadas por el Bank Leu y por M & M.

Sus capacidades -especialmente su habilidad para detectar falsificaciones- atrajeron de inmediato la atención de los directivos de estas empresas, que en los próximos años, se acostumbrarían a verlo como su igual. Un hombre de mente amplia, de grandes ambiciones y cualidades, pronto se dio cuenta de que Italia le ofrecía escasas oportunidades y, tras haber alcanzado el punto en el que su nombre era bastante conocido entre los especialistas, se decidió a enfrentar el mayor reto de su vida: establecer en Suiza una casa de subastas. Lo hizo en 1989. Después de un éxito creciente, en 2003 decidió abrir una nueva sucursal en Londres.

Su bien conocido encanto personal, su profundo conocimiento de la numismática griega y romana, junto con sus énfasis extremo en un  comercio justo, convirtieron a Numismatica Ars Classica en un punto de referencia indiscutido para aquellos coleccionistas que desean vender sus colecciones en la forma más ventajosa. Hoy, su empresa puede ser considerada, sin duda, líder en el campo.

En los últimos años, Roberto fue dejando poco a poco las riendas de la compañía en manos de su hijo mayor, Arturo, ayudado por su hermano menor Giuliano, y se abocó a proseguir sus estudios de las acuñaciones romanas de bronce del período repúblicano, una tarea hercúlea que sólo alguien que gusta de grandes retos  podría enfrentar. Sus logros, acompañados siempre  por una gran humildad y amabilidad, fueron inesperados para algunas personas, pero para aquellos que tuvieron la fortuna y el placer de conocerlo, eran más que predecibles. El recuerdo de su nombre será duradero en el mundo de la numismática.