miércoles, 29 de agosto de 2012

¿Pueden tener copyright las imágenes de monedas antiguas?


Antoniniano de Tranquilina - Imagen bajo licencia, puede reproducirse atribuyendo a los titulares del copyright: el Classical Numismatic Group

Las casas de subastas, museos y demás instituciones numismáticas tienen como hábito reclamar derechos de autor sobre las imágenes de las monedas que poseen u ofrecen a la venta y restringir o prohibir todo tipo de reproducción de las mismas. Un tema sensible para quienes tienen un blog o publican en foros u otro tipo de páginas sobre el coleccionismo de monedas. Lo que normalmente no se conoce es que los argumentos legales sobre los que estas instituciones fundamentan su pretensión son sumamente débiles. En esta entrada ofrezco una pequeña introducción al tema que, como no soy abogado, no pretende ser exhaustiva.

El propósito de los derechos de autor (copyright) es proteger obras originales y creativas de la reproducción no autorizada. Los mismos se extinguen cuando transcurre un plazo determinado tras la muerte de su autor. Según las leyes de los distintos países, ese plazo varía en la gran mayoría de los casos entre los 50 y los 70 años (como podemos ver en la siguiente tabla). Desde ese momento, la obra se encuentra en el dominio público y puede ser copiada libremente. Las obras de arte antiguas, como fueron producidas hace siglos, se encuentran, sin excepción, en el dominio público.

Al no poder reclamar derechos de autor sobre las obras mismas, muchos museos los exigen sobre las fotografías que de ellas producen. Razón por la que prohíben a los visitantes tomar fotografías con trípode.
  Antoniniano de Tácito - Imagen bajo licencia, puede reproducirse atribuyendo a los titulares del copyright: el Classical Numismatic Group

La pretensión de exigir derechos de autor sobre fotografías de obras de arte que se encuentran en el dominio público ha generado desde hace tiempo disputas que han dado origen a procesos judiciales célebres. Un caso famoso fue el de la Bridgeman art library contrala Corel Corporation, cuya sentencia señala claramente que no pueden exigirse derechos sobre fotografías de obras de arte en el dominio público, siempre y cuando las mismas sean meras reproducciones sin un componente de creación original.

La sentencia tiene valor como precedente legal sólo en los EE.UU., pero los argumentos de la misma podrían ser aplicados en el contexto de las leyes de propiedad intelectual de muchos países que comparten normas comunes o compatibles por formar parte del convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas.

Las monedas antiguas, como obras de arte, se encuentran en el dominio público, por lo que meras reproducciones fotográficas o escaneos de las mismas –es decir, sin componentes creativos u originales- no deberían ser objeto de copyright. Es, en mi opinión, indudable que ese es el caso con las fotografías de monedas comúnmente usadas por las casas de subastas y tiendas numismáticas.

Podéis encontrar algunas discusiones más detalladas de este tema en inglés aquí, aquí y aquí.