jueves, 7 de febrero de 2013

Las marcas de valor en los nummi de la tetrarquía



Mi última entrada de la serie sobre la reforma monetaria de Diocleciano ha generado un interesante debate en los comentarios en torno, entre otros puntos, a la interpretación de las marcas de valor XX y XXI en los nummi de la tetrarquía, cuya lectura os recomiendo. Me pareció oportuno, por lo tanto, presentar un tratamiento algo más extenso del tema.

Se trata, concretamente, de nummi acuñadas en Siscia y Alejandría que llevan las marcas XX y XXI, y de algunos ejemplares de Antioquía que llevan las letras K y V. La interpretación ha sido muy debatida por los especialistas y se han propuesto diversas hipótesis. A mi juicio, la más convincente es la propuesta por primera vez por C. V. H. Sutherland (JRS, 51, 1961,94-97) y desarrollada luego por Kenneth Harl (Marks of Value in Tetrarchic Nummi, Phoenix, 39, 1985, 263-270).

En los nummi encontramos las marcas XX y XXI (o XX.I). La presencia del punto indica que estamos ante una ecuación y que no se trata de un solo valor, es decir, que tenemos, señala Sutherland, una referencia a una equivalencia x = y. Para el gran numismático inglés la única forma de resolver esa equivalencia es 1 nummus = 20 sestercios. Ello es confirmado, según Harl, por los nummi de Antioquía, en los que la K sólo puede interpretarse como el numeral griego 20 y la V como el numeral latino 5. Ello sólo puede interpretarse como una referencia a que esa moneda valía 20 sestercios o, lo que es lo mismo, 5 denarios comunes.

Que el sestercio se utilice como moneda de cuenta en estas marcas de valor no debe sorprender. Recordemos que el mismo había existido como una moneda real hasta la década del 270. Más allá de esa fecha, siguió en uso como forma de expresar valores hasta bien entrado el reinado de Constantino, algo ampliamente atestiguado. Luego de esa fecha, la continua inflación hizo que fuera dejado de lado.

A principios del reinado de Constantino, encontramos, precisamente, algunos nummi que llevan la marca CI HS, es decir, 1 nummus es igual a 100 sestercios (un ejemplar en la imagen que encabeza esta entrada). La presencia de la abreviatura HS hace que no queden dudas sobre cómo interpretar estas letras y demuestran que los sestercios eran una moneda de cuenta común. Estas piezas prueban, además, el valor de 25 denarios comunes para el nummus tras la última reforma de su tarifa en el 301 d.C.