martes, 11 de junio de 2013

Encuentra 158 monedas romanas de oro la primera vez que usa un detector

La paciencia es una virtud esencial para los aficionados a la detección de metales. La mayoría puede pasar años sin encontrar nada significativo. Pero hay algunos que nacen con suerte, como Wesley Carrington, quien en octubre pasado llevó su detector de metales recién comprado para probarlo a un campo cerca de St. Albans en Hertfordshire, Inglaterra. Tras tan sólo 20 minutos de búsqueda encontró 158 monedas romanas de oro cuyo valor probablemente oscile entre los 150.000 dólares y 200.000 dólares. El tesoro fue hallado en octubre pasado pero recién ahora se han conocido los detalles sobre cómo fue encontrado.

Carrington encontró primero una cuchara y luego un medio penique. Pocos minutos después su detector sonó por tercera vez. Tras cavar unos 15 cm, descubrió una moneda que era de color dorado. El color dorado era realmente oro, la moneda era un antiguo sólido romano.

Carrington encontró 55 de las monedas la primera noche. Un grupo de expertos regresó unos días más tarde y descubrió 104 monedas más en el sitio. El tesoro es una de los mayores hallazgos de monedas de oro romanas que se han encontrado en Inglaterra,Se trata de sólidos de varios emperadores, principalmente Graciano, Valentiniano, Teodosio, Arcadio y Honorio.

Carrington eligió el sitio de búsqueda porque le quedaba cerca y su detector era el modelo más básico para principiantes (Garrett Ace 150) que eligió por ser el más económico en la tienda más cercana a su casa.

Según el diario británico Daily Mail, las monedas se enviaron al Museo Británico para una tasación oficial, después de lo cual, si el museo no las adquiere, irían a subasta. De acuerdo con la ejemplar ley británica (la treasure act de la que he tratado ya en este blog) el hallazgo fue reconocido como tesoro, lo que significa que Carrington debe dividir las ganancias procedentes de la venta con el dueño del terreno donde se desenterraron las monedas.

Después de su sensacional hallazgo, Carrington se ha unido a un club de detección de metales y continúa su búsqueda en la región de Hertfordshire. Desafortunadamente, no ha encontrado nada desde octubre. No es por nada que le dicen “suerte de principiante”.