martes, 18 de junio de 2013

La reforma del sistema monetario durante el principado de Augusto – segunda parte

Áureo de Augusto - RIC 308 - Roma -  triunviro L. Aquillius Florus - 19 a.C.

Aquí os dejo la segunda entrega (de las tres previstas) sobre la reforma del sistema monetario durante el principado de Augusto, en la que se trata de la reorganización de las cecas y del papel de los tresviri monetales bajo el nuevo régimen. Podéis encontrar la primera entrega aquí.

En las nuevas acuñaciones producidas por la ceca de Roma desde el 23 a.C. aparecen los nombres de los tresviri monetales y es lógico suponer que con la "restauración de la república" volvieron a ser responsables de la supervisión de la producción monetaria (un ejemplo en la imagen que encabeza esta entrada). Augusto redujo inicialmente su número a tres (había sido elevado a cuatro por César) pero en el 5 a.C. volvió a elevarlo a cuatro. En las acuñaciones a cargo de los triunviros reaparecen las alusiones a sus linajes aristocráticos, tal como durante la república, pero combinadas ahora con representaciones de Augusto y con diversos símbolos destinados a rendirle homenaje.

Además de en Roma, se siguieron acuñando monedas en Oriente, cistóforos en las cecas de Éfeso y Pérgamo, y otras monedas en Antioquía. En Occidente, el centro de la producción monetaria se ubicó en Hispania, en Emérita y otras cecas no identificadas, donde se disponía de los recursos proporcionados por las ricas minas de la región. También se acuñaron monedas de bronce en la ciudad gala de Nemausus, los célebres asses con los retratos de Augusto y Agripa en el anverso y un cocodrilo encadenado a una palmera en el reverso, en alusión a la victoria definitiva sobre Marco Antonio y Cleopatra en Egipto.

Lugdunum en época romana (Wikipedia)

Desde el año 16 o 15 a.C. la producción de estas cecas fue complementada con el establecimiento de un nuevo centro de producción monetaria en la ciudad gala de Lugdunum (hoy Lyon en Francia) que pronto cobró especial importancia. Ubicada en la confluencia de los ríos Saona y Ródano, la ciudad fue elegida por sus excelentes conexiones fluviales y por su posición estratégica a mitad de distancia entre las ricas minas españolas y la frontera germánica, donde se encontraban las mayores concentraciones de tropas y, por lo tanto, donde el Estado romano realizaba sus mayores desembolsos. La nueva ceca remplazó definitivamente a las de Hispania, activas todavía en la década del 20 a.C.

Lugdunum era, además, la capital de una provincia imperial, es decir, gobernada exclusivamente por Augusto sin injerencia del senado. En virtud de su imperium, Augusto podía acuñar allí monedas en forma completamente independiente de los magistrados de la república. Es evidente, que el objetivo de esta medida era colocar la producción monetaria bajo un control más directo del emperador. La medida fue complementada en el 12 a.C. con la supresión de las acuñaciones de oro y plata en la ceca de Roma que quedó reducida a la acuñación de monedas de bronce y en denominaciones cada vez más pequeñas. Desde el 4 a.C. la ceca de Roma cesó sus actividades completamente. 

As - Roma - RIC 471 - circa 11 o 12 d.C.

Cuando se retomó la actividad en el año 15 d.C. se produjeron exclusivamente asses. Los motivos eran semejantes a los de dos décadas antes pero los nombres de los tresviri monetales habían desaparecido, remplazados por la titulatura del emperador (un ejemplo en la imagen sobre este párrafo). La magistratura no fue, sin embargo, suprimida, evidencia epigráfica atestigua su existencia hasta el siglo III d.C. La división de producción de moneda (las de metales preciosos en Lugdunum y las de metales bajos en Roma) sería conservada por todos los emperadores de la dinastía Julio-Claudia, hasta que la reforma monetaria de Nerón obligó a concentrar nuevamente toda la acuñación en la capital.