sábado, 25 de enero de 2014

Ilusiones ópticas en las monedas de Lesbos

Lesbos - 1/4 estatera de vellón 3,04 gr. (aprox. 510-475 a.C.)

Una ilusión óptica es una representación que nos lleva a percibir la realidad de varias formas, tal como el célebre Jarrón de Rubin, que puede interpretarse como una copa o como dos rostros enfrentados. Es un hecho poco conocido que hay monedas antiguas con representaciones destinadas a producir ese efecto de ilusión óptica en el observador. Entre ellas, unas de las más interesantes son las estateras de Lesbos.

La isla de Lesbos es una de las más importantes del mar Egeo y fue, ya en la época arcaica, uno de los centros en los que floreció la cultura griega. La isla es hoy en día famosa, sobre todo, por haber sido la cuna de la célebre poetisa Safo (aprox. 650 – 580 a.C.), pero fue en el mundo antiguo una región de gran importancia, sede de importantes ciudades como Mitilene y Metimna. Por su cercanía a la costa de Asia Menor, Lesbos fue muy influenciada por Lidia, siendo una de las primeras regiones griegas por las que se difundió el uso de la moneda.


Lesbos - estatera de vellón 11,08 gr. (aprox. 500-450 a.C.)

Entre las primeras monedas acuñadas en la isla se encuentra una serie de estateras de vellón (una plata de muy baja ley) y piezas fraccionarias cuya ceca no ha sido identificada pero que parecen haber circulado por toda la isla en la segunda mitad del siglo VI a.C. y la primera del V a.C. En su reverso presentan, como es habitual en este tipo de piezas arcaicas, un cuadrado incuso. Pero lo llamativo es su anverso, que lleva como motivo las cabezas de dos animales enfrentadas de perfil, de tal manera que ambas unidas parecen representar la de un solo animal visto de frente. En algunas piezas son jabalíes, en otras leones o terneros, pero siempre representados para generar en el observador la ambigüedad respecto de si se trata de un solo animal retratado frontalmente o si son dos de perfil, como puede verse en las imágenes que acompañan esta entrada. Se trataría de algunas de las representaciones artísticas griegas más antiguas conocidas destinadas a generar una ilusión óptica en el observador.

No he encontrado en la bibliografía indicaciones sobre el posible significado de este motivo tan peculiar pero me atrevo a proponer una hipótesis. La ilusión óptica era una forma de indicar que la acuñación era obra de dos ciudades que se habían unido para llevar a cabo esta tarea, probablemente Mitilene y Metimna.