martes, 4 de febrero de 2014

¿El Imperio romano sin emperador? El enigmático interregno del 275 d.C.

Áureo de la emperatriz romana Severina
 Áureo de Severina- Ticino 275 d.C. anverso: SEVERI – NA AVG 
busto drapeado y con diadema. Reverso:PRO – VIDEND – EOR Sol y Fides.

Uno de los hechos más enigmáticos y menos conocidos de la historia de Roma es el denominado “interregno” del año 275, en el que, supuestamente, el imperio, tras el asesinato de Aureliano, careció de gobernante por algunos meses. La veracidad de este evento ha sido tradicionalmente cuestionada pero la evidencia numismática indica que la tradición tiene un núcleo importante de verdad.

El asesinato de Aureliano


A pesar de sus grandes éxitos militares, el emperador Aureliano fue asesinado por oficiales de su propio entorno en el verano del año 275. Las fuentes antiguas adjudican el hecho a las maquinaciones de un secretario, quien, queriendo evitar el castigo de Aureliano por una falta, habría falsificado una orden condenando a muerte a muchos oficiales y logrado de esta manera moverlos a que lo asesinaran. Lo cierto es que la muerte del soberano no parece haber sido el fruto de un complot organizado, pues al asesinato no le siguió la proclamación de un nuevo soberano.

antoniniano de Severina

Antoniniano Roma, 275 d.C. Anverso: SEVERI NAAUG busto drapeado y con diadema. 
Reverso: CONCORDIAAVGG Severina y Aureliano estrechando la mano

Ulpia Severina ¿Regente del imperio?


El gran prestigio de Aureliano entre las tropas fue, sin duda, un factor determinante para que ningún general quisiera aprovechar el vacío de poder existente tras su confusa muerte, pues eso habría generado sospechas de complicidad con los asesinos. Aureliano no tenía, por otra parte, descendientes masculinos directos o parientes cercanos que hubieran podido representar una continuidad dinástica pues de su matrimonio con Severina solo había nacido una hija. 

La vacancia del trono así generada era una situación anómala y sin precedentes en la historia del imperio. Las fuentes latinas, como Eutropio, Aurelio Víctor y la Historia Augusta, incluyen, tras la muerte de Aureliano, un interregno de ocho meses en los que el ejército y el senado, con muestras de gran moderación, habrían insistido reiteradamente en que la elección del sucesor debía quedar respectivamente en manos del otro. El bloqueo político habría culminado con la elección por parte del senado, de entre sus filas, del anciano Tácito para vestir la púrpura. Este episodio, sin embargo, es omitido por las, más tardías, fuentes griegas.

Los investigadores modernos han cuestionado la veracidad de esta versión de los acontecimientos adjudicándola a la tendencia prosenatorial de la tradición historiográfica latina y a su deseo de magnificar el papel político del senado romano. La evidencia numismática, sin embargo, ha revelado un posible núcleo de verdad de esta historia. Para esta época ya se había consolidado la práctica de que, cuando una ceca acuñaba monedas con retratos de más de uno de los miembros de la familia imperial, cada una de las oficinas de la ceca se dedicaba exclusivamente a la acuñación en nombre de uno de los personajes representados. El hecho de que tras el final del reinado de Aureliano monedas a nombre de su esposa Severina fueron acuñadas en todas las cecas y oficinas del imperio indica la existencia de un período entre la muerte de su esposo y la asunción del nuevo emperador Tácito en el que éstas se acuñaron sólo con su retrato.

antoniniano de Severina
 Antoniniano. Anverso: SEVERI NAAUG busto drapeado y con diadema. 
Reverso: CONCORDIAEMILITVM Concordia sosteniendo estandartes

Ulpia Severina había ocupado, ya en vida de Aureliano, un papel muy importante en las representaciones monetarias, habiéndose acuñado series con el retrato de ambos esposos y otras sólo con el de la emperatriz. Por otra parte, Severina contaba con el título de Augusta desde finales del reinado de Aureliano. Sin embargo, lo que ocurre tras el asesinato del emperador es excepcional, la emperatriz viuda pasa a desempeñar en la tipología monetaria prácticamente un papel que podríamos denominar como de regente, es decir, que era la persona que encarnaba el poder del estado.

La novedad del papel de Severina puede ilustrarse con una comparación de la tipología de sus monedas con las de la emperatriz Salonina, consorte de Galieno. Mientras que los reversos de esta última se centran en tipos ligados a la continuidad dinástica (por ej. FECUNDITAS AUG, VENVS GENETRIX, etc.), esos temas se encuentran completamente ausentes en las acuñaciones a nombre de Severina, en la que predominan los temas militares, generalmente asociados con figuras masculinas de la familia imperial. Se trata concretamente de los reversos Concordia Militum y Fides Militum. Estos reversos hacen pensar que Severina pagó un donativo a las tropas, una medida clave para mantener la lealtad del ejército y dificultar que algunos altos oficiales se vieran tentados de aprovechar el vacío de poder existente. Junto con los de tema militar encontramos otros que la exaltan como gobernante, tales como PROVIDENTIA DEORUM o VENUS FELIX

denario de Severina
Denario Roma 275 d.C. Anverso: SEVERI NAAUG busto drapeado y con diadema.
 Reverso: VENVS FELIX Venus.

Los investigadores modernos coinciden en que el “interregno” de Severina no se habría extendido por más de dos meses. Su figura sirvió para garantizar una cierta apariencia de continuidad mientras los altos oficiales y funcionarios llegaban a un acuerdo sobre el nuevo ocupante del trono. De la misma manera, el tiempo transcurrido entre la conspiración contra Aureliano y la designación de un sucesor permitió a éste asumir la púrpura sin ninguna sospecha de complicidad con los asesinos.