jueves, 27 de febrero de 2014

Sol Invicto en la moneda romana – por Manuel Crespo

Se suelen ver 3 tipos de representaciones de Sol Invicto en la iconografía monetaria romana. Sol en carruaje, Sol como una figura parada y el busto de Sol. Suele tratarse siempre de un hombre joven (al respecto se suele apuntar a influencias de las representaciones de Alejandro Magno, aunque cabe destacar también a la figura de Augusto como influencia), afeitado y muchas veces con la presencia de rayos. Se lo encuentra desnudo aunque también con un manto, una clámide o una larga túnica. Es sus manos tiene un látigo. En el bajo imperio normalmente se lo ve levantando su mano derecha en un gesto de detención. Apenas existen variaciones locales y en todas las partes del imperio se produjeron numerosas representaciones de Sol que adhieren a esta iconografía estándar en todos sus aspectos. Cuando ocurren variaciones, es mejor tener precaución al analizar y diferenciar, por un lado, la figura representada particularmente y, por otro, las formas canónicas. 

La figura parada: La figura es siempre joven y sin barba, y por lo general cuenta con grueso cabello. Los rayos pueden aparecer solos o en combinación con un nimbo. Casi siempre tiene una clámide, a veces larga, pero por lo general corta. A veces, por el contrario, aparece desnudo, o con una capa en sus hombros. Su atributo principal es un látigo, aunque el globus también es muy popular, ya sea junto con el látigo o sustituyéndolo. Otros atributos menos comunes son un cetro, una lanza o una antorcha. Desde el siglo I d.C. se lo puede ver representado con la mano derecha levantada. Este gesto es raro al principio, pero se vuelve cada vez más popular en los siglos II y III y es una de sus características estándares en el IV. Sol es representado generalmente de pie. En algunas ocasiones se lo puede ver caminando o corriendo o, incluso, pisoteando cautivos bajo sus pies. También puede coronar emperadores, o entregar un globo. En términos generales, sin embargo, es raro encontrar a Sol - de pie o de otra manera - participando en una actividad específica.

En el carruaje: La figura del Sol en un carro adhiere a las mismas convenciones iconográficas, que la figura de pie. Se suele decir que denota el aspecto cíclico y cósmico de la figura solar aunque no hay certezas al respecto. Sol conduce invariablemente una cuadriga, y es representado generalmente de pie sobre ella. La cuadriga se representa en la mayoría de los casos de perfil, aunque las representaciones frontales también son frecuentes. En este último caso, los caballos pueden aparecer de forma frontal completa, de cuatro en fondo, pero es más común que se los represente saltando en pares a cada lado, enmarcando así la imagen central de Sol. Muchos otros carruajes también se representan regularmente en el arte romano, y para identificar el carruaje de Sol se debe destacar sus atributos definitorios (rayos, látigo, globo y / o elevada mano derecha).


Busto o figura parcial: Un gran número de representaciones de Sol se restringen a la cabeza o busto, o más raramente a la parte superior del cuerpo. En este último caso, encontramos comúnmente la gama completa de atributos definitorios (látigo, globo, brazo derecho levantado, clámide, chitón y rayos). En el caso de bustos y cabezas, el rango es más limitado. El contexto se vuelve más importante, al igual que la corona de rayos. Tenemos ejemplos de bustos sin rayos. En muchos bustos y cabezas puede verse un látigo detrás del hombro que tiene el objetivo de facilitar su identificación.