domingo, 20 de marzo de 2016

Los billetes de 100.000 dólares


El billete de 100.000 dólares fue emitido por los Estados Unidos sólo por un muy breve período de tiempo (sólo unas tres semanas) entre finales de 1934 y comienzos de 1935. Es la pieza de mayor denominación jamás producida por los Estados Unidos. Porta en su anverso el rostro del presidente Wodrow Wilson. Si bien no circuló entre el público y su posesión privada es hoy ilegal, todavía preserva, por lo menos técnicamente, su condición de moneda de curso legal.

Estos súper billetes fueron utilizados solamente para las transacciones oficiales entre bancos de la reserva federal, y el Tesoro de los Estados Unidos y sólo podían recibirlos los bancos que tuvieran un depósito de oro de valor equivalente en el tesoro. Es decir que la nota era, en realidad, antes que nada, un certificado de depósito de oro.

Originalmente sólo se emitieron 42.000 de estos billetes, que siguieron cumpliendo su función por más de 40 años hasta finales de la década de 1960. A partir de ese momento, con la llegada de las transferencias electrónicas, esta nota perdió su utilidad original de facilitar las transferencias de montos elevados entre los bancos de la reserva federal, por lo que comenzaron a ser destruidas. Sólo sobreviven unas pocas docenas que se encuentran en exhibición en diferentes museos.

Por supuesto, no han faltado falsificadores de estos billetes, dispuestos a aprovecharse de algún ingenuo.