domingo, 13 de noviembre de 2016

Cómo identificar las partes de una moneda

Partes de una moneda
Las partes de una moneda - extraído de D. Salgado, Numismática concepto y metodología, Buenos Aires 2009

La numismática, como cualquier disciplina, tiene su propio vocabulario específico. Muchas veces, el mismo puede parecer oscuro para el principiante, sin embargo, los términos realmente importantes que el coleccionista aficionado necesita conocer no son demasiados. Los más relevantes tienen que ver, sin duda, con los que se usan para describir las partes de una moneda.

Los términos numismáticos más importantes aparecen claramente identificados en la imagen sobre estos párrafos, extraída del excelente manual introductorio de numismática de Damián Salgado.

En la numismática, se distingue con los términos anverso y reverso a las distintas “caras” de una moneda. En un sentido técnico preciso, el anverso es la cara que, en el momento de la producción de la pieza, recibe el golpe del cuño superior y el reverso, la opuesta, que recibe su motivo del cuño inferior.

Por convención, en las fotografías e ilustraciones se representa el anverso siempre a la izquierda y el reverso a la derecha. El primero suele considerarse como la “cara más importante” y lleva generalmente como tipo el retrato de un soberano o de una autoridad política. Los tipos de reverso, en cambio, son muy variados y, por ello, también más interesantes.

Ya que hemos mencionado el tipo, digamos que el mismo es el motivo principal representado en la cara de una moneda. Puede ser pictórico, geométrico o inscripcional.

El campo, hace referencia al espacio libre en las caras de anverso y reverso, alrededor de los tipos representados. El campo es utilizado generalmente para la inclusión de pequeños símbolos y marcas de control. Se distingue entre campo de anverso y de reverso, superior e inferior, derecho e izquierdo.

El exergo es la sección inferior del reverso. Se la distingue porque en muchas monedas antiguas y bizantinas ese espacio es reservado para los datos de la ceca en la que la moneda fue producida.

La leyenda, finalmente, hace referencia al texto inscripto en las caras de una moneda. En el caso de las monedas antiguas y bizantinas, son muy frecuentes las abreviaturas.