domingo, 24 de junio de 2018

Flavio César – un heredero olvidado de Domiciano

áureo de Domicia con su hijo sobre globo rodeado por siete estrallas
Áureo 7,74gr - Anverso: busto drapeado de Domicia a la derecha - DOMITIA AVGVSTA IMP DOMIT. Reverso: infante desnudo sobre globo rodeado de siete estrellas DIVVS CAESAR IMP DOMITIANI F. RIC 152

Domiciano fue el último emperador de la dinastía Flavia, tras su padre Vespasiano (69-79 d.C.) y su hermano Tito (79-81 d.C.). Su reinado fue largo (81-96 d.C.) y estuvo marcado por importantes hitos, como la celebración de un triunfo sobre los germanos en el 83 d.C. y de los juegos seculares en el 88 d.C.

Al momento de ascender al trono, Domiciano se encontraba casado con Domicia Longina, hija del gran general Domicio Corbulón, que se había distinguido combatiendo en Armenia durante el reinado de Nerón y había sido obligado a suicidarse en el 67 d.C. por las dudas del emperador sobre su lealtad. El matrimonio tenía un pequeño hijo, Flavio César, cuya fecha de nacimiento no conocemos con precisión, probablemente alrededor del año 80 d.C. o poco antes.


El niño falleció poco después de que Domiciano heredara el trono y el emperador se ocupó de que el senado lo incluyera entre los dioses. Para conmemorar el hecho, se acuñó una serie de hermosos y originales áureos y denarios que combinan en el anverso el retrato de Domiciano o de Domicia (con un peinado que recuerda al de las Agrippinas) y en el reverso una representación del pequeño sobre un globo del orbe y rodeado de siete estrellas. La leyenda del reverso destaca la condición de “divo” del infante “DIVVS CAESAR IMP DOMITIANI F”.

El motivo es único por su diseño en la historia de la moneda romana. Un atractivo homenaje para un fugaz heredero al trono que ha servido para rescatar su memoria del olvido.


Tras la muerte del niño hubo un distanciamiento entre Domiciano y su esposa. Aparentemente el mismo fue el producto de un romance de Domicia con un actor llamado París, que fue asesinado por orden del emperador. El emperador inició entonces una larga relación con su sobrina Julia, la hija de Tito.