viernes, 14 de enero de 2011

Las monedas más bellas de mundo antiguo: un tetradracma de Regio


La ciudad de Regio fue fundada durante la segunda mitad del siglo VIII a.C. en el “pulgar de Italia” por inmigrantes griegos procedentes de Calcis en Eubea. La ubicación estratégica del asentamiento –que le permitía controlar el tráfico marítimo a través del estrecho de Messina – hizo que la ciudad prosperara rápidamente y adquiriera importantes riquezas. En el último tercio del siglo V la ciudad comenzó a producir una serie de tetradracmas que pueden ubicarse, sin duda, entre las más bellas monedas de toda la Magna Grecia.

La imagen de un ejemplar espectacularmente conservado acompaña esta entrada. Representa la cabeza estilizada de un león en el anverso, que se interpreta comúnmente como el león de nemea muerto por Heracles como uno de sus doce trabajos, y un retrato de perfil de Apolo en el reverso, dios al que los habitantes de la ciudad le rendían un culto particularmente devoto. Esta pieza se acuñó entre el 415 y el 387 a.C., una época en que las ciudades griegas de Italia y Sicilia estaban compitiendo entre sí y con Cartago en el norte de África por el control del Mediterráneo occidental. Es evidente el esfuerzo por producir una pieza especialmente lograda, comparable a las de Agrigento y Siracusa, las grandes rivales de Regio.  

Tetradracma de Regio


El artista que grabó el cuño era sumamente talentoso, recurriendo a sofisticadas técnicas para crear una imagen de belleza y poder único. La cabeza del león en el anverso utiliza la compresión para crear una ilusión de profundidad extrema, mientras que su penetrante mirada se desplaza ligeramente hacia la izquierda, como si se orientara hacia su presa. La imagen de Apolo en el reverso también se distingue por el cuidado de sus líneas.

Dicho en pocas palabras, esta pieza es una obra maestra.