viernes, 19 de abril de 2013

Espectaculares tesoros en las próximas subastas de Ars Classica


Escribo a menudo en este blog sobre la casa suiza Ars Classica, una de las líderes mundiales en el ámbito de la numismática antigua y medieval. Uno está ya acostumbrado a encontrar en sus subastas los conjuntos más exquisitos de monedas de excepcional calidad e interés histórico, pero cada nueva oferta supera nuestra capacidad de asombro, como es el caso con las subastas 70, 71 y 72 a celebrarse los próximos 16 y 17 de mayo.

La subasta 70 ofrece la primera de tres partes de una de las más importantes colecciones de monedas republicanas jamás ofrecidas en una venta pública. Fue conformada a lo largo de 50 años por un coleccionista (que permanece anónimo) bajo la orientación de George Muller, Director asistente de Spink & Son desde la década de 1950. Contiene unas 800 monedas de las que ahora se ofrecen 200. La serie de piezas de plata es excepcional por la calidad y rareza de los ejemplares incluidos pero es la selección de monedas republicanas de oro la que es verdaderamente única, afirmándose que es tal vez la más completa e importante que se haya ofrecido en subasta durante los últimos cincuenta años.

Las joyas de esta primera parte son, sin duda, un denario “EID MAR” de Bruto y un excepcional áureo de Quinto Labieno (cuya imagen encabeza esta entrada), para el que se ha fijado una estimación de 400.000 francos suizos.

La subasta 71 se compone de la segunda y última parte de las monedas romanas de oro provenientes de la inmensa colección de Archer M. Huntington, de la que tanto hemos tratado en este blog. Entre las ochenta piezas ofrecidas se destacan áureos excepcionales  de Vitelio, Vespasiano, Domiciano, Pértinax, Caracalla, Diocleciano y Maximiano (cuya imagen podéis ver más arriba).

La subasta 72 presenta  un amplio conjunto de casi 1500 monedas antiguas, incluyendo importantes selecciones de acuñaciones griegas y romanas. Entre las primeras se encuentra una hermosa serie de monedas reunidas por el Museo de la Moneda de Zúrich, que cuenta con un imponente tetradracma de la serie del Demareción (cuya imagen reproduzco). En la parte romana encontramos, a su vez, una hermosa selección de monedas republicanas, pero se destacan, sobre todo, los áureos, denarios y sestercios de la época.