miércoles, 31 de mayo de 2017

Las primeras y más valiosas monedas argentinas


Las monedas argentinas y las más valiosas son las acuñadas en Potosí en 1813 como primeras monedas patrias durante las guerras de independencia con la corona española que siguieron a la creación del primer gobierno autónomo en Buenos Aires con la Revolución de mayo de 1810.

La historia


En los primeros años de la lucha contra España tras la revolución de mayo de 1810, los diferentes gobiernos siguieron utilizando como moneda oficial los viejos reales de plata españoles que habían circulado en el virreinato. Los éxitos militares del general Manuel Belgrano en el Alto Perú permitieron a la Asamblea del año 13 modificar esa situación en 1813. El 7 de mayo de ese año, el ejército revolucionario se hizo con el control de la ciudad de Potosí, lo que puso a disposición del gobierno los recursos metálicos y la capacidad técnica de la ceca para acuñar una primera moneda patria que remplazara a las españolas. El objetivo era contar con medios de pago que llevaran los símbolos creados por el nuevo gobierno en lugar del busto del rey español Fernando VII.

En su retirada, los españoles habían intentado inutilizar la ceca de Potosí, por lo que su puesta en funcionamiento demandó un par de meses. Se procedió entonces a acuñar monedas en plata de 8, 4, 2, 1 y 1/2 reales y de oro de 8, 2 y 1 escudos.


Los motivos: el sol y el escudo


Los símbolos que debían colocarse en las primeras monedas fueron estipulados por disposición de la Asamblea del año 13: un sol radiante y el escudo que servía como sello de la asamblea.

Se ha discutido mucho cuál de las caras de estas monedas debe tomarse como anverso y cuál como reverso. En mi opinión, debe considerarse como el mismo al sol, que remplaza lógicamente al busto del rey como anverso de las monedas españolas.

El sol representado es el astro radiante, con rostro y treinta y dos rayos rectos y flamígeros intercalados. El motivo es acompañado de la leyenda circular PROVINCIAS DEL RIO DE LA PLATA, que era la designación oficial del territorio argentino.

En la otra cara (que yo considero el reverso) aparece el escudo de la Asamblea del año 13 con diversas variantes según la denominación. Este motivo es acompañado de la leyenda EN UNION Y LIBERTAD. También aparece el monograma PTS que identifica a la ceca de Potosi y la inicial del ensayador, José Sierra.

El Santo Grial de las monedas argentinas


Las monedas de oro parecen haberse acuñado en escasas cantidades pues son hoy muy raras, las de plata, en cambio, fueron producidas en números importantes. A fines de 1813 un contrataque de las fuerzas realistas forzó a Manuel Belgrano a abandonar la ciudad de Potosí y puso fin a la producción de esta primera serie de monedas argentinas. La acuñación se reiniciaría por otro breve período en 1815, cuando la ciudad fuera controlada nuevamente por el ejército argentino.

La rareza de estas primeras monedas de oro las transforma en los grandes tesoros de la numismática argentina. Especialmente la moneda de oro de 2 escudos, que es un verdadero Santo Grial del que se conocen sólo dos ejemplares. El mejor ejemplar conocido de la pieza de oro de 8 escudos (cuyas imágenes encabezan esta entrada) fue subastado en Estados Unidos por 161.000 dólares.